THIS IS AMERICA: EL PRIMER VIRAL CON ALMA

Childish-Gambino-this-is-america

Desde los albores noventosos que convivimos con sucesos virales. Los avances tecnológicos nos han permitido cruzar todo límite de propagación a través de internet, en una masividad nunca vista. La creación de Youtube es otro hito fundamental para entender este fenómeno. Primero con el Gangnam Style (2012), luego con Despacito (2017) y la cuenta se hace cada vez más grande. Pero desde el 5 de mayo somos testigos de algo único en términos de viralización: el primer video a gran escala cuyo objetivo no es solamente entretenernos. Ése día el mundo conoció “This is America”.

Si todavía no viste el video, la oportunidad está acá abajo.

Conciencia de “Raza”

Chidlish Gambino (alter ego del multifacético Donald Glover) se nos presenta como una dicotomía en sí mismo. La mitad superior de su cuerpo nos permite apreciarlo con un look “gangsta”, mientras que su contraparte luce unos pantalones muy lujosos y zapatos de color que lo asemejan con vestimentas típicas del ejército confederado de EE.UU. Desde allí ya tenemos la primera declaración de intenciones: America es esas dos mitades. Todo su lenguaje corporal trabaja en contraste con lo que sucede alrededor, mostrándonos que vivimos inmersos en la pavada, en la distracción trivial constante. Pero ni sus movimientos ni sus gestos son azarosos en el desarrollo coreográfico: sus gestos refieren a campañas segregacionistas (como podemos ver en la imagen abajo) e incluso la postura al momento de ejecutar al desafortunado guitarrista del comienzo remite a Jim Crow, famoso comediante blanco que se pintaba de negro y reforzaba estereotipos raciales para reírse de la comunidad afroamericana (las leyes de segregación racial en EE.UU. llevan coloquialmente su nombre).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una canción segregada

Desde el principio la letra y la música recorren canales diferentes, jugando con nuestra percepción nuevamente a través del contraste. Analizándolo cinematográficamente, el video busca jugar con nuestra ansiedad disponiendo  una pieza de 240 segundos dividida en tan sólo seis impresionantes planos, en los que podríamos destacar especialmente el primero y el tercero; dos impresionantes planos secuencia de 1’35” y 1′ respectivamente. Un trabajo demoledor de Hiro Murai (director de “Atlanta”, serie que también protagoniza Glover). De allí que podríamos separar al tema en cuatro cuartos (dos corales y alegres / dos trap originales y violentos), porque eso también “is America”. Desde un principio asistimos a un coro con raíces africanas que gritan al protagonista “Go Away” (¡Vete!). No es casual que se vea interrumpido bruscamente por la ejecución del hombre que toca la guitarra (que porta un look que tampoco es casual y nos remite al padre de Trayvon Martin, muerto en un confuso episodio racial por la policía). En ese corte ocurren dos sucesos llamativos: la primera frase post-disparo es, obviamente, “This is America”, y a su vez somos testigos del trato privilegiado que le dan al arma (lo más importante) y al cadáver (arrastrado y descartable). A partir de allí tendremos una escalada de violencia en cada uno de los planos por los que vamos transitando.

1366_2000 (2)

Poniendo la vista en black-out

Luego de matar sin inmutarse, el protagonista comienza una coreografía nueva con niños que lo acompañan vestidos con uniforme de colegio privado. Por supuesto que los pasos emulan los bailes virales (entre ellos el Gwara Gwara sudafricano, el más reconocible) y las danzas tan comunes en las redes sociales, mientras sentencia frases cargadas de ironía al estilo de “I’m so cold” (soy tan frío -cool-), que desvían nuestra visión del caos que se está generando a sus espaldas.

Segunda crítica oscura

Chidlish sigue subiendo la apuesta al cortar en plano a un coro gospel (que recuerda al lamentable masacre de la iglesia de Charleston en 2015) que angelicalmente le piden al hombre negro que “recupere el dinero”, antes de ser ametrallados para dar comienzo nuevamente al trap. Recordemos que Donald Glover es oriundo de Atlanta, ciudad que dio origen también a este sub-género de letras violentas, drogas y prostitución. Para confirmar que sabe de lo que está hablando, nuevamente el arma es tratada como un objeto invaluable. Vuelve el caos, vuelven los bailarines, los pasos virales, las frases cosificantes (I’m so pretty -soy tan hermoso-) y la escalada de violencia es mayor aún (hasta vemos una persona suicidándose atrás), sólo que ahora sumamos unos espectadores de lujo filmando todo con su teléfono desde el primer piso.

Musica_305734167_76859347_854x640 (1)

Jinete negro, caballo blanco

Mientras el baile continúa tapándonos el escenario apocalíptico, vemos por detrás un jinete negro que nos vuelve a poner en situación por la compleja analogía que hace el autor para definir la situación hipócrita de la sociedad estadounidense respecto a la aceptación de los afroamericanos. Ni bien sale por completo de la toma, la actitud del músico cambia completamente: pareciera detenerse para pensar por un momento. Y acá es donde el video inaugura una pieza magistral e inesperada.

Dcll0ttX0AARPrl

Amalgama colorida

Luego de prenderse un cigarrillo, la letra llega a un epílogo que es toda una declaración de intenciones: “América, he chequeado en mi lista, y… / ustedes, hijos de puta, tienen una deuda conmigo”.

Pero la música ya no es completamente alegre en este último cuarto, sino que resulta en un mashup entre los coros africanos y el trap del comienzo, porque claro, toda esta mezcla también “is America”.

Fin de la revuelta

Los últimos 20 segundos, como todo el resto de esta obra, tampoco son casuales. Podemos ver como, pasado el clímax, nos regalan un fundido en negro del que emerge nuevamente (sale a la luz) Chidlish Gambino, pero esta vez a modo reflexivo la letra nos deja bien en claro cuál es la visión global de la gente de color por parte de la sociedad en la que vive: “Solo eres un hombre negro en este mundo / Solo eres un código de barras / Solo eres un pobre perro / que encerré en el patio trasero…”, con lo cual lo apreciamos corriendo hacia la cámara con el rostro frenéticamente asustado, y detras de él hombres blancos que lo persiguen. Por más ruido, visibilidad o notoriedad que le demos al problema, la raíz nos trae a donde comenzamos: el blanco persigue al negro.

Es un placer que en esta época donde estamos sobreinformados y sobreestimulados desde todos los cuadrantes, el video tenga el suficiente engagement como para captar nuestra atención, y que nos demos cuenta que detrás de la simpática coreografía hay una invitación muy interesante para reflexionar sobre un tema tan viejo como inacabado. Al fin de cuentas, no estamos hablando del tema de Luis Fonsi ni el de PSY, sino de una obra compleja desde cualquier análisis posible, en la que sus creadores quieren opinar y explicar lo menos posible. Que en el 2018 nos permitamos apreciar una verdad no masticada todavía, constituye un fenómeno nunca antes visto. Virales han existido muchos, pero “This is America” es el primer viral con alma.

¿Qué sensaciones te dejó el video? ¿Hay más referencias que hayas notado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.